Accountability

Accountability

Una traducción literal de “accountability” sería “responsabilidad”. Una más ajustada es la que va más allá de la exigencia de cumplir con un trabajo o una función de forma adecuada, y tiene que ver con la rendición de cuentas. Y ésta tiene que ser una marca de agua de todas las políticas públicas. Con ese afán es con el que los grupos parlamentarios de PSE-EE y PNV hemos planteado la proposición de Ley de Transparencia y Participación Ciudadana, que recoge todo aquello que ya habíamos impulsado desde el Gobierno socialista y que seguimos impulsando desde la oposición en los cuatro años siguientes. Ahora se han atendido aquellas consideraciones y compartimos una ambiciosa propuesta de transparencia radical. Pasamos de hablar de iniciativas de las administraciones a garantizar los derechos ciudadanos a la información y participación.

Porque tenemos que superar miedos, y tenemos que dejar atrás definitivamente las viejas tentaciones de distribuir a cuentagotas los datos de los que disponen las distintas Administraciones. Más cuando la tecnología, la generalización del acceso a fuentes alternativas, curiosear por cualquier navegador, participar en redes sociales, ha quebrado ese concepto. Información sigue siendo poder, claro. Pero ya es el poder de los ciudadanos. Y ya no basta con HABLAR de transparencia. Hay que SER radicalmente transparente.

Pero no es sólo una cuestión de rendirse a la evidencia. Para los socialistas es una cuestión de convicción política profunda. Hace dos legislaturas en Euskadi se inició una experiencia desconocida. El Gobierno de Patxi López aprobó el primer Código Ético, que establecía las obligaciones del comportamiento de todas aquellas personas que asumían responsabilidades públicas dependientes de ese Ejecutivo. A ello se añadió una web abierta de información, Irekia, dando cauce a la participación ciudadana, que permitía interesarse directamente por cada asunto que cualquier vasco o vasca considerara oportuno y ante el cargo público que decidiera. Se publicitaron las condiciones para la contratación pública. Se abrieron los datos en manos del Gobierno para su reutilización pública, con Open Data… Y con todo ello, Euskadi logró en 2012 la máxima puntuación de transparencia internacional. Esas prácticas han sido asumidas por los gobiernos posteriores. Pero quedaba algo más. Quedaba saltar de esa exposición de herramientas de transparencia a la radicalidad a la que me refería.

Y lo queremos hacer desde un concepto que nos parece especialmente relevante: la publicidad activa, que supone la obligación de los sujetos concernidos por esta Ley de hacer pública, por propia iniciativa de manera periódica y actualizada, la información pública de relevancia que garantice la transparencia de su actividad relacionada con el funcionamiento y control de su actuación pública. No hay que esperar a que se pida la información, no. Hay que ofrecerla, hay que evaluarla y hay que explicarla, y hay que hacerlo con un lenguaje claro.

Ya no queda a decisión del Gobierno si presenta o no un programa o un calendario legislativo, práctica que recuperamos también hace dos legislaturas y luego se ha mantenido. Será obligatorio presentarlo, actualizarlo y evaluarlo. No sólo eso. También existe esa obligación para la actividad de sus órganos consultivos y de participación, los planes de recursos humanos, los procesos selectivos o el gasto público en campañas publicitarias entre otros.

Como tampoco habrá excusas para otras instancias directamente o indirectamente dependientes de lo público. Esta norma afectará a los tres niveles institucionales, a todos los entes que de ellos dependen y será clave “para afrontar la modernización de las administraciones públicas” y a todas las instancias que interactúan con las administraciones públicas, como son los centros educativos y de salud concertados, o entes privados que reciben más de un 40% de su financiación desde el erario público. Igualmente se prevé la publicación de todas las subvenciones que se otorguen, también las de los grupos de interés, que deberán estar inscritos en un “Registro para la participación y la colaboración de la ciudadanía y de grupos representativos”. Y añadimos un exigente régimen sancionador, de forma que la garantía de esos derechos ciudadanos a la información y la participación se sitúen en el máximo nivel de exigencia.

Nuestra vocación es que se pueda seguir el rastro de cada euro que los ciudadanos dejan en manos de las Administraciones a través de sus impuestos hasta que ese euro vuelve al propio ciudadano, sea en forma de prestación de servicios públicos, de ayudas diversas, de becas… El único límite que debe haber es el de la protección de datos que afecten a la intimidad, que puedan ser utilizado con fines comerciales, o que pudieran ser utilizados para discriminaciones de las más diversas.

Estoy convencida de que será posible tramitar esta ley sin grandes problemas. En la pasada legislatura me correspondió proponer e impulsar la ley reguladora de cargos públicos y conflicto de intereses, y conseguimos sortear las dudas y reticencias de otros grupos. Hoy nadie cuestiona aquella Ley. Y eso esperamos con este texto, que los socialistas planteamos desde la profunda convicción de que una Administración del siglo XXI no se entiende sin sentido de la responsabilidad y sin rendición de cuentas.

Una ventana de oportunidad para reforzar el autogobierno vasco

Una ventana de oportunidad para reforzar el autogobierno vasco

Estoy más convencida que nunca de que el problema catalán tiene una solución en forma de reforma federal de la Constitución y, si eso ocurre, deberá ser tenido en cuenta en los trabajos del Parlamento Vasco porque se abrirían nuevas posibilidades que no estamos valorando hoy para reforzar nuestro autogobierno.

Esta es la reflexión que he trasladado, esta mañana, en la Ponencia de Autogobierno, en la que ha hecho un balance positivo de lo escuchado hasta ahora porque ha habido nuevas voces en favor del reforzamiento social de nuestro autogobierno para que sea un instrumento aún más eficaz y más útil para resolver los problemas de los ciudadanos, y no para crearles nuevos problemas, que es lo que está en las aportaciones socialistas registradas hace año y medio. Pero también para ver todas las posibilidades que tenemos ahora, y que podríamos tener, para explorar nuestro autogobierno hacia dentro, la búsqueda de una eficacia mayor en la prestación de servicios por todos los niveles institucionales bajo criterios de cooperación. (más…)

Presentación de mi candidatura a la Secretaría General del PSE-EE

Presentación de mi candidatura a la Secretaría General del PSE-EE #GarantíaSocialistaEuskadiko Alderdi Sozialistaren Idazkaritza Nagusirako nire hautagaitzaren aurkezpena #GureBermea

Publicado por Idoia.Mendia en Lunes, 12 de junio de 2017

Garantía socialista

He querido venir hasta la Huella para presentar mi candidatura a la Secretaría General porque me propongo que los socialistas vascos sigamos marcando las decisiones trascendentales del futuro de Euskadi. Como lo hicimos en el pasado, como lo hicimos en el presente, como estamos llamados a hacer en el futuro.

He querido estar aquí porque este lugar representa el momento histórico en el que vascos diferentes se unieron para defender una causa común, por encima de sus sentimientos: la de la democracia, la libertad y la defensa de los derechos de todos y de todas.

He venido aquí para reivindicar nuestra historia. La historia de este país y, también, la de este partido: el Socialista, protagonista fundamental en su desarrollo, y responsable también de buena parte de los avances sociales alcanzados.

He venido aquí para decir que somos herederos de una larga tradición de lucha por la igualdad y la justicia social. Y que nos corresponde a los que hoy cogemos el testigo, seguir la senda que abrieron nuestros mayores.

Izan zirelako gara. Garelako, izango dira (más…)

Gestionar la pluralidad

Gestionar la pluralidad

Hay algo que hemos visto en estos últimos meses: los ciudadanos nos esperan. Esperan al PSOE. Esperan que nuestro partido vuelva a ser la fuerza transformadora que necesita este país. Y es verdad. Muchas de las cosas que han pasado no han sido un ejemplo para nadie. Demasiado tiempo hablando de nosotros, demasiado tiempo de interinidad, demasiado tiempo de ruidos. Pero con todo, el proceso de primarias ha sido un ejemplo democrático, un ejemplo de movilización como jamás lo ha tenido ningún otro partido. Y toda esa motivación de nuestros afiliados y afiliadas se ha contagiado a los miles de progresistas que nos esperan. Debemos culminar este tiempo con otra resolución ejemplar: que volvemos a gestionar nuestra pluralidad para pasar a liderar una España plural.

(más…)

Grito de dignidad

Grito de dignidad

Cuenta Martin Abrisketa en La Lengua de los Secretos la capacidad que tiene un niño de inventar un mundo paralelo en el que disipar los miedos del horror. De un niño que se siente nacido en un queso, que quiere escalar el arco iris para llegar a la luna mientras conjura cualquier temor que pudieran producirle las bombas que asediaban Bilbao. Que intenta encontrar la explicación de por qué de repente sus padres no están, por qué debe pasar las mayores penurias en el inicio de su exilio, por qué debe huir a un lugar donde alguien le ofrezca una vida, la vida que le arrebataron quienes destrozaron su pueblo. Quienes sufrieron la masacre decidida y coordinada por todos los fascismos reflejan con nitidez la sinrazón y la deshumanización de aquellos que subliman intereses particulares por encima de la dignidad humana. Es la verdad que nos grita en este 26 de abril por encima de cualquier otra.

A Gernika no la arrasaron los rojos. A Gernika no la bombardeó el Gobierno español. Mucho antes de Trump existía la postverdad, que no es nada diferente a la mentira de toda la vida. Y a la mentira que sirvió al régimen franquista para eludir su atrocidad no le debe seguir la del nacionalismo para alimentar sus tesis victimistas contra España. Los guerniqueses fueron las víctimas aquel 26 de abril debido al ansia de los sublevados por derrotar el régimen democrático en España, el que avalaba no sólo una esperanza de libertad y justicia social, sino el anhelo de los vascos, de una y otra forma de pensar, de organizarse para convivir entre ellos y con el resto de los españoles. No entenderlo así, no explicarlo así, presentar este día como una agresión de España contra Euskadi es olvidar no sólo a los habitantes de la villa foral injustamente asesinados, sino olvidar a todos aquellos vascos que oyeron durante año y medio una sirena que les alertaba de un posible final para su vida, al menos como la conocían. (más…)

Twitter

Pregúntame lo que quieras…

Idoia, en la red

                         

Archivos