Un canto a la vida

Un canto a la vida

La marea de condenas y presiones internacionales para frenar tamaña barbaridad, parece que no han diluido del todo la posibilidad de que Sakineh Mohammadi Ashtiani muera apedreada. Podría ser lapidada (o ahorcada) mañana mismo. ¿Su delito? Haber mantenido relaciones sexuales extramaritales. Ése, el adulterio, es el pecado original, el desencadenante de una cadena de sentencias, latigazos, protestas, nuevas acusaciones y juicios que se intuyen no exentos de irregularidades.

Y que han derivado en la macabra posibilidad de que sus paisanos se ensañen con ella roca en mano.

En pleno siglo XXI, cuando el presidente de Irán presume de liderar un país lo suficientemente adelantado como para beneficiarse de las ventajas de la energía nuclear, allí se tiene la convicción de que el amor y el sexo son ruletas rusas. Inconcebible.

De materializarse el absurdo, los instigadores del crimen se regodearán al ver la retahíla de obituarios que seguirán a su ejecución. Pero aquí lo último que leerán, en principio, será este último grito clamando por su no lapidación, esta pancarta virtual que reivindica la primacía del sentido común. Y un recordatorio: el tiro les saldrá por la culata, sus piedras golpearán no sólo sus conciencias, también los cimientos (en el plano interno) y la reputación (en el externo) de un pueblo que será mancillado por la trascendencia del padecimiento de Sakineh.

Será ejemplo internacional de mala gestión, de bajeza moral, de comportamiento inhumano, de absurdo atentado.

Aunque sólo sea por mero egoísmo, por cuestión de imagen, por el qué dirán, les convendría detener el despropósito. Yo, desde mi humilde posición, les invito a ello.

One thought on “Un canto a la vida
Anonymous

Está muy bien lo que dices, pero espero que cuando sea un hombre la víctima hipotética todos os sumeis con el mismo afán en su defensa. En coherencia con el principio de igualdad entre hombres y mujeres hago la petición a toda la sociedad, y a tí misma.

Un respetuoso saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Twitter

Pregúntame lo que quieras…

Idoia, en la red

                         

Archivos