Jugar con las pensiones

Jugar con las pensiones

Vuelven los fantasmas. Los viejos fantasmas del pasado. Y los herederos de quienes se opusieron al Estatuto hoy ratifican su nula voluntad de cumplirlo. Y quienes han dilapidado la hucha de las pensiones pretenden erigirse en defensores de nuestros mayores. Así que corresponderá de nuevo a los socialistas ser la garantía de que se cumple el Estatuto y de que nadie ponga en peligro el sistema por el cual nuestros jubilados reciben su derecho a tener unos ingresos cuando se retiran. Por eso reivindicamos, y trabajaremos con intensidad, para que, entre otras, se cumpla la previsión de transferencia de la gestión económica de la Seguridad Social sin arriesgar su carácter unitario para toda España, ni la garantía pública de las pensiones.

Lo dejo claro desde el principio, frente a las visiones torticeras que se están haciendo en las últimas semanas. Visiones torticeras que llegan incluso desde la máxima responsabilidad gubernamental. Porque hace unos días me preocupó mucho escuchar a toda una ministra responsable de la Seguridad Social y constatar que no conoce España, no conoce su normativa, no conoce los Estatutos de autonomía.

Pero me está preocupando más que aquello no fuera un desliz, un error o como se quiera pensar. Me preocupa mucho más que su partido en Euskadi insista en que no acepta lo que otros, no ellos, acordamos hace 38 años en la Carta de Gernika. Y lo hace además faltando a la verdad. Porque el traspaso previsto no afecta a lo que nuestros pensionistas deben percibir. No lo hace. Y a un dirigente político como es el líder del PP; que tanto repite que hay que alejarse del populismo y la radicalidad, habría que decirle que no hay nada más radicalmente populista que intentar engañar, aunque algunos rebauticen esta forma de actuar como posverdad.

Es cierto que tampoco faltan voces en el nacionalismo que ante estos debates insisten en lo de la Seguridad Social propia y similares. Son sus reivindicaciones de siempre, una interpretación propia de lo que no está en ningún sitio escrito. Y esa versión parcial ha sido una de las dificultades para materializar esta transferencia en el pasado. Lo que ocurre desde el pasado mes de noviembre es que existe un compromiso de Gobierno, ése sí escrito y firmado: “A este respecto, y de conformidad con el artículo 18.2 y la Disposición Transitoria Quinta del Estatuto de Gernika, plantearemos al Estado la transferencia de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social y la negociación, en el seno de la Comisión Mixta de Transferencias, de los correspondientes convenios que regulen la citada transferencia, desde el respeto al principio de solidaridad y al carácter unitario del sistema”. Punto

Incluimos esta previsión tasada en aquel acuerdo, pero además le propuse al Lehendakari que creara una cartera específica, de la que los socialistas nos hemos hecho cargo, para preparar bien esta transferencia y la de prisiones, que son las dos prioridades que nos marcamos. Porque tenemos claro cómo queremos utilizar esas competencias para mejorar en la prestación del servicio y reforzar de forma significativa la inspección, que es una de las vías para acabar con la precarización. Esto es lo que hay, sin sombra para las dudas que se pretenden sembrar.

Y no ocurrirá ninguna otra cosa de las que dice el PP mientras haya un socialista en un Gobierno, sea de España o de Euskadi. Somos la garantía de que eso no va a ocurrir como somos la garantía de que no permitiremos ninguna de las muchas tentativas de eliminar su carácter público. Porque nos creemos el autogobierno y nos creemos la sostenibilidad del sistema público, Porque somos quienes construimos el sistema público y solidario, porque fuimos quienes garantizamos que quienes no habían podido contribuir lo suficiente también tuvieran unos ingresos mínimos. Y lo hicimos en momentos de máxima tensión política y económica, en plena crisis industrial, en plena reconversión y modernización del país.

Somos responsables y no obviamos las dificultades actuales. Que cada vez habrá más jubilados que cobrarán merecidamente su pensión y durante más tiempo. Y eso es una buena noticia, eso no es un riesgo. El riesgo para las pensiones actuales es que quienes ahora cotizan, quienes se incorporan al mercado laboral, los jóvenes, acceden a empleos precarios: ganan poco, cotizan poco. Y esto es lo que pone en riesgo la hucha de las pensiones actual, pero también la propia seguridad de las pensiones que los jóvenes de hoy tengan que recibir como jubilados de mañana. Ahí deberían estar volcándose quienes tienen la responsabilidad actual sobre el sistema. Sería mejor que su cicatería a la hora de revalorizarlas. Sería mejor que esa carta infame con la que todos los años felicita el Año Nuevo a nuestros padres y madres para informales que se les sube un euro.

Sería mejor si revocara de una vez el vergonzoso medicamentazo que limita el derecho a la salud de nuestros mayores mediante el copago. Eso sí que es jugar con los mayores. Y subrayo esto especialmente, porque tengo que recordar que la excusa que utilizó el Partido Popular para dejar de apoyar un gobierno de cambio en Euskadi fue que aquel gobierno de cambio de los socialistas garantizaba a nuestros pensionistas que jamás iban a tener que renunciar a un medicamento por no disponer de dinero. Lo dijimos y, a pesar del PP, lo conseguimos hacer.

En fin. Creo que va siendo hora de que en el PP ahuyenten sus fantasmas y se crean de verdad que los pensionistas tienen derecho a una vida digna cuando se retiran. Y que crean de verdad en los vascos y las vascas, que crean en Euskadi. Que dejen de pensar en que las autonomías son graciosas concesiones, que entiendan que son voluntades de compartir una comunidad ciudadana donde acordamos las reglas. Y la regla sobre la gestión económica de la Seguridad Social está pactada, aunque ellos no quisieran estar en aquel acuerdo. La mejor forma de demostrar que creen en todo esto es que cumplan el Estatuto, que ahuyenten todos sus fantasmas y por primera vez en su historia, se sumen al gran pacto de los vascos y las vascas con el resto de España. Completándolo y actualizándolo.

One thought on “Jugar con las pensiones
Antonio

Creo que la pedagogía en política es un bien que hay que potenciar. Dejar claro,sobre todo en el resto de España, que no se pretende romper la caja única de la seguridad social. El PP hará todo lo posible como siempre, para que sus Indas y Maruendas hagan su trazo gordo, emborronandolo todo. Aunque sí el gobierno de la nación depende de esta transferencia a buen seguro que ellos mismos harán lo imposible para que sea aceptada por todos los medios afines. Como la ley del cupo por ejemplo. El PP solo es leal a sí mismo. El resto se la refanfinfla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Twitter

Pregúntame lo que quieras…

Idoia, en la red

                         

Archivos