La solución era el pacto

La solución era el pacto

Hace año y medio el Concierto Económico se movió en aguas turbulentas. Las apreturas presupuestarias en toda España llevaron a algunos responsables políticos, en vez de dirigir sus esfuerzos a un buen acuerdo de financiación solidaria, a girar la cabeza hacia aquellos a los que las cosas les iban también mal, pero con menor intensidad que en otras Comunidades. Miraron hacia Euskadi. Y nos volvieron a señalar con el dedo del agravio. Los socialistas vascos nos rebelamos porque la incapacidad de acuerdo político en otros lugares cuestionara uno de los baluartes del acuerdo político y social en nuestra tierra, que ha sobrevivido a todo menos a la dictadura.

Año y medio después, las aguas turbulentas siguen surcando aquellas Comunidades donde sus dirigentes son incapaces de encontrar soluciones desde el acuerdo, y en Euskadi una vez más no sólo hemos blindado los pactos más importantes que nos han legado quienes nos precedieron, sino que hemos iniciado una nueva vía de diálogo que nos proyecta al futuro como sociedad, con la fórmula que nos ha aportado las mayores etapas de bienestar y progreso: la de la solidaridad, la cohesión social, el acuerdo entre diferentes desde el reconocimiento al diferente, el de la responsabilidad. La fórmula del Concierto, la del primer Gobierno de Euskadi, la del Estatuto de Gernika. (más…)

Febrero en rojo

Febrero en rojo

El más corto, el más intenso. Febrero está señalado en rojo casi cada día. Es el mes en el que hay más fechas marcadas en muchas conciencias, en las de quienes creemos en la democracia, el Estado de Derecho y en la dignidad de las personas, en los principios éticos más elementales, en el respeto a la vida y la integridad, en que no existe razón política ni razón de Estado que justifique su violación.

Hay imágenes de febrero que nos asaltan en blanco y negro. En 1981 ese mes arrancó con una persona secuestrada, José María Ryan, mientras algunos protagonizaban en Gernika un acto meramente propagandístico que hoy no devuelve más que la foto en sepia que alguien tendrá colgada en la pared como si aquello hubiera servido para algo. Siguió con el asesinato anunciado de aquel hombre que jamás debió morir, una familia destrozada, y una sociedad vasca que sintió el aldabonazo de aquel crimen injustificable y respondió en la calle. Continuó con la muerte igualmente injustificable, tras un paso por comisaría, de Joxe Arregi, de quien ETA dijo que pertenecía a la organización terrorista pero que no tuvo oportunidad de que le juzgaran por ello, que jamás debió sufrir las torturas que los jueces determinaron que había padecido, y cuya vulneración de derechos fue contestada de nuevo en las calles de Euskadi. Y culminó con el intento de golpe de Estado, que desembocó en una respuesta firme y contundente en defensa de aquel país libre que, de manera incipiente aún, se estaba empezando a construir. (más…)

Twitter

Pregúntame lo que quieras…

Idoia, en la red

                         

Archivos